Catedral de Sal de Zipaquirá

El pasado domingo tuvimos la ocasión de conocer uno de los lugares cercanos a Bogotá que, según toda guía turística, es de obligada visita: La Catedral de Sal de Zipaquirá. Este bonito pueblo es llamado comúnmente Zipa, en honor al importante cacique muisca que se estableció por estos lares. Considerado patrimonio histórico y cultural de Colombia con justicia, el pueblo presenta al visitante un centro histórico con casas de la época colonial en perfecto estado de conservación.

zipaquira01

zipaquira02

zipaquira03Tras un paseo por Zipaquirá, emprendemos camino hacia lo que desde 2007 se considera la Primera Maravilla de Colombia.

zipaquira04Ya estamos dentro, y el guía, del que no tardaremos en desmarcarnos para ir a nuestro aire, nos cuenta que al ser una montaña con alto contenido en Sodio todos los aparatos electromagnéticos se descargarán, así que mejor dejar las fotos para el camino de vuelta. Hicimos, no obstante, caso omiso de esa rara advertencia, y ni mi cámara ni nuestros móviles se resintieron ni un ápice.

zipaquira05Al entrar en la mina llama la atención el olor, mezcla de salmuera y azufre. En muchas de las paredes hay afloramientos de sal, que surge a borbotones del corazón de la montaña. La Catedral de Sal es un recinto construido en el interior de las minas de sal de Zipaquirá, de mucha más extensión y con varios niveles más, cerrados al público. El diseño arquitectónico, considerado como joya arquitectónica de la modernidad, fue obra del arquitecto bogotano Roswell Garavito Pearl (fuente: wiki).

zipaquira06Es una pena que en las fotos no se llegue a apreciar la inmensidad de las cámaras de extracción (zona verde), y hay unas cuantas. En estas enormes salas cabe perfectamente un avión comercial.

zipaquira27Cuando el guía comenzó a contarnos todo el significado religioso de cada una de las cruces talladas a la entrada de cada cámara decidimos ir a nuestro ritmo, salir del numeroso grupo de turistas y perdernos un poco por la mina. Esto que parece un planeta es una cúpula inmensa, imposible de captar entera con la cámara.

zipaquira07Se dice que quien logra subir estas empinadas escaleras y acaba agotado es que es un pecador. Se ve que los libres de pecado levitan o van en ascensor…

zipaquira09Y por fin llegamos a la cámara de la Cruz, la sala central de la catedral. Espiritualidades a parte, la cruz es impresionante (se dice que es la más grande del mundo) y el juego de luces contribuye a darle un aire místico. Insisto, en la foto parece pequeña, pero es inmensa.

zipaquira10

zipaquira11Una cosa que se descubre al acercarse a la cruz es que ésta no está separada de la pared, tal y como parece de lejos, sino tallada en la misma. Es gracias a unos focos de luces instalados a nivel del suelo que desde lejos parece una cruz tallada y pulida en mármol multicolor.

zipaquira12Una de las salas laterales es la del Nacimiento, donde encontramos esta enorme afloración salina en forma de cascada.

zipaquira13Betty no dejó ni una pared de la mina sin comprobar que realmente era salina XD.

zipaquira19La sal aflora a razón de 1 cm al año…

zipaquira20En una de las pequeñas salas nos encontramos con este tributo a todos los mineros que a lo largo de los siglos se han dejado la vida bajo tierra, y un texto que dice:

“Son raíces, son rieles, son hojas, son animales, son símbolos (muiscas), son minerales, son semillas, son personas…que van dejando la marca en sus cascos. Cascos que son llevados al olvido, cascos que pertenecen a ese hombre que se enfrenta a la roca para moldearla y transformarla, en un mundo de oscuridad”.

zipaquira15
zipaquira17Quedamos impresionados con las gigantescas columnas que soportan la catedral, talladas en la misma roca salina y reforzadas con granito.

zipaquira22El otro nacimiento, el del niño Jesús…

zipaquira23Ya al final del recorrido dimos con la sala del Espejo de Agua, una alberca con el agua tan quieta y oscura que reflejaba perfectamente el techo.

zipaquira24Como conclusión, decir que vale la pena la visita a la catedral, para contemplar la inmensidad de sus cámaras, para imaginarte lo que debió ser trabajar allí como minero y también para asombrarte por ver las entrañas de la montaña in situ. Si además eres una persona beata el sitio te va a a encantar.

Por contra, decir que, como casi todo sitio turístico que se precie, la parte final del recorrido desvirtúa en gran medida lo demás. Pierde todo el encanto encontrarte con una auténtica galería comercial subterránea, con tiendas de joyas, cafeterías, bares y hasta máquinas horteras de agarrar un peluche con un gancho. Creo que esto lo podrían haber montado fuera de la mina y no habría pasado nada, pero la pela es la pela…
zipaquira26Ahora estamos deseando conocer las Minas de Sal de Nemocón, no muy lejos de éstas. Todo el mundo nos dice que son más bonitas (y menos religiosas) que éstas, así que ya tenemos próximo objetivo.

 

Anuncios

Un comentario el “Catedral de Sal de Zipaquirá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s